Redescubrimiento de quienes somos en Cristo

(FLM) -

Histórica conmemoración conjunta de la Reforma en la Catedral de Lund

LUND, Suecia / GINEBRA, Suiza, 31 de octubre de 2016 (LWI) – Hoy, el Papa Francisco y el Rev. Dr. Martin Junge, Secretario General de la Federación Luterana Mundial, predicaron juntos sobre el evangelio de la vid verdadera (Juan 15.1-5) durante la Oración común de la Conmemoración conjunta luterano-católico romana de la Reforma en Lund, Suecia. Hablaron de la unidad, de lo que católicos y luteranos tienen en común y de las oportunidades de testimonio común en un mundo que necesita el mensaje del evangelio de Jesucristo en palabras y acciones.

“Ahora, en el contexto de la conmemoración común de la Reforma de 1517, tenemos una nueva oportunidad para acoger un camino común, que ha ido conformándose durante los últimos 50 años en el diálogo ecuménico entre la Federación Luterana Mundial y la Iglesia Católica”, afirmó el Papa Francisco y añadió: “Tenemos la oportunidad de reparar un momento crucial de nuestra historia, superando controversias y malentendidos que a menudo han impedido que nos comprendiéramos unos a otros.”

“Y así, al ver a Jesucristo en medio nuestro, hemos comenzado a vernos de manera distinta. Reconocemos que es muchísimo más lo que nos une, que lo que nos separa. Somos ramas de una misma vid. Somos uno en el Bautismo. Por eso estamos aquí entonces, en esta conmemoración conjunta: aprestándonos a redescubrir quienes somos en Cristo”, sostuvo en su sermón el secretario general Junge, llamando a católicos y luteranos a “a transitar de un pasado marcado por la división y el conflicto, para andar los caminos de comunión”.

En el histórico evento de hoy – la primera Conmemoración conjunta luterano-católico romana de la Reforma a escala mundial– celebrado en la catedral de Lund, Suecia, participaron 450 invitados ecuménicos y casi 10.000 personas presentes en el recinto Malmö Arena. Además, en el mundo entero se pudo seguir la difusión y la transmisión en vivo. El Papa Francisco, el Obispo Dr. Munib A. Younan y el Rev. Dr. Martin Junge, presidente y secretario general de la FLM respectivamente, fueron los co-anfitriones de este evento. La Oración común en la catedral de Lund se centró en la acción de gracias, el arrepentimiento y el compromiso con el testimonio común.

Durante el servicio litúrgico se firmó una Declaración conjunta en la que se abraza la comunión como el futuro común de luteranos y católicos. La colorida cruz, creada para el evento por el artista salvadoreño Christian Chavarría Ayala, muestra la obra creativa, reconciliadora y santificadora del Dios Trino.

El anhelo de una unidad visible

En la apertura del servicio religioso, la Arzobispa Antje Jackelén de la Iglesia de Suecia, dio la bienvenida a los invitados internacionales con estas palabras: “Celebramos las grandes promesas de la fe cristiana.” El Obispo Anders Arborelius, representante de la otra iglesia local, añadió: “Esperamos, oramos y anhelamos esa perfecta unidad visible que pueda persuadir al mundo que el Señor resucitado está vivo y a la obra entre nosotros.”

Durante la acción de gracias, el Cardenal Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, declaró que católicos y luteranos se abrazan como hermanas y hermanos en el Señor. Juntos se regocijan en los dones verdaderamente cristianos que unos y otros recibieron y redescubrieron en varias formas a través de la renovación y los impulsos de la Reforma.

Un signo de reconciliación y paz

El Obispo Younan dio gracias a Dios por la proclamación del evangelio que tuvo lugar durante la Reforma y que desde entonces fortaleció a incontables personas para vivir vidas de fe en Jesucristo.

Un momento fuerte fue el intercambio del signo de la paz durante la oración. El Papa Francisco hizo un llamado a la paz diciendo: “dejen que en el corazón de ustedes gobierne la paz de Cristo, pues como miembros de un solo cuerpo están llamados a la paz”. Acto seguido, el Obispo Younan, Presidente de la FLM, invitó a quienes asistieron al servicio, tanto a los presentes en la catedral de Lund como en el recinto Malmö Arena, a intercambiarse un “signo de reconciliación y paz”.

La afirmación de los cinco imperativos ecuménicos que recoge el informe Del conflicto a la comunión se simbolizó encendiendo una vela, cuando cada persona terminaba de leerlos. En dichos imperativos, luteranos y católicos se comprometen a reforzar lo que tienen en común, dejarse transformar por el encuentro con el otro y el mutuo testimonio de fe; buscar la unidad visible dando pasos concretos, redescubrir el poder del evangelio de Jesucristo para nuestro tiempo y dar testimonio común en la proclamación y el servicio al mundo.

Como signo de que católicos y luteranos se comprometieron a dar un paso más hacia esa unidad a la que Dios llama a la iglesia, el Papa Francisco y el Obispo Younan, Presidente de la FLM, firmaron un Declaración conjunta en la que se alienta a las parroquias y comunidades luteranas y católicas a ser audaces y creativas, alegres y optimistas en el compromiso de seguir avanzando en el gran camino que tienen por delante.

Al servicio de oración en la catedral de Lund proseguirá en el recinto Malmö Arena afirmando el testimonio y el servicio común de católicos y luteranos a personas necesitadas. La FLM Servicio Mundial y Caritas Internationalis firmarán una Declaración de intención que destaca el compromiso mundial como una expresión de su fe común en Dios.

Citas de la Declaración Conjunta están preliminarmente traducidas del texto original en Inglés.